¿Cómo puedo aumentar la cadencia de mi Running sin estresar mi movimiento?

​Los ingenieros del #Running estudiando la cadencia de los Keniatas nos explican que la cadencia óptima para evitar lesiones y ser más eficientes es de 180 pasos por minutos.
 
¿Os habéis medido la vuestra? Probablemente, si no la habéis trabajado, estará entre 150 y 170.
 
¿Cómo puedo subirla? Tenemos dos opciones
 
 
A.- Con un Metrónomo: Método tradicional
Lo sincronizamos a 180 bips, y comenzamos a correr con el bip bip bip pegado a nuestra oreja.
Resultado: a) Puede que lo consigas.
            b) Mientras lo entrenas probablemente acabes con los nervios a flor de piel.         
            c) Si tienes suerte tropezarás sólo algunas veces con tus propios pies.
            d) La carrera se desarrollará como una auténtica tortura.
B.- Con tu RespiraciónMétodo del #Runfulness
Pasos:
1º.- Aprendo a RESPIRAR: 
 Si respiras adecuadamente, esto es, en 2 Fases (Inhalación y Exhalación) y cada fase con una cadencia de 3 (inhalo en 3 y exhalo en 3), te saldrían 180 golpes de respiración por minuto.  
Fórmula: Una respiración consta de 3 inhalaciones+ 3 exhalaciones
            En un minuto, si respiras bien, haces 30 respiraciones aproximadamente.
            30 x 6= 180.
           
2º.- Aprendo a correr dentro de la RESPIRACION.
            – Cosemos la Respiración con la pisada. Cada golpe de respiración es un paso. Tres pasos al inhalar, tres al exhalar.
 
Si lo probáis, comprobaréis que al ir trotar despacio la cadencia de la pisada naturalmente disminuye y mi instinto al no necesitar tanto oxígeno, me lleva a respirar más despacio; al hacer series, sin embargo, la necesidad de oxígeno es mayor, mi respiración se acelerará, por lo que si la enganchamos a la pisada, la cadencia subirá incluso a 190.
 
Esta conexión tiene otro efecto secundario, se llama “FLOW” o flujo.
Al fusionar estos dos elementos sucede lo siguiente en el Running..
-Aumenta la eficiencia energética.
-Disminuye nivel de tóxicos en la sangre, pudiendo gestionar mejor el ácido láctico
-Disminuye el estrés muscular y el riesgo de lesiones por el estado de relajación que proporciona tener la mente conectada a la respiración y ésta a la pisada.
 
Correrás en la “ZONA”, fluirás.
Pilar Amián
Fundadora del #MétodoWalden para el Running.
 Algo más que MindfulRunning

Deja una respuesta