¿Conoces el estilo Brazo-Flotador en el Running?

¿Habéis visto algún animal que avance sin usar dos de sus extremidades?
Sería bastante raro ¿verdad?
Pues muchos #runners se suman a esa técnica
Los brazos se mueven al son de las olas, van a la deriva impulsados por el balanceo del cuerpo.
Ese es el estilo Brazo-Flotador.
Uno se sumerge en el agua y el flotador se balancea al son de las olas.
Los brazos son un instrumento perfecto para impulsar nuestro movimiento igual que lo son las piernas delanteras en el resto de los animales.
EL hecho de que un buen día nos elevamos no fue para relegar los brazos únicamente a su función prensil, estos siguieron conservando su anterior utilidad: equilibrar el cuerpo e impulsar su movimiento. 
Dicho esto y puesto que en Walden apostamos por la eficiencia voy a sugerir unas reglas de uso:
– Tomad el impulso desde el codo. 
– El recorrido del codo se extiende desde la cadera hacia atrás. Nunca rebasa la línea imaginaria que habría a la altura de la cadera, salvo dos excepciones: al acelerar y en las cuestas.
– La cadencia de los brazos debe sincronizarse con la de la respiración y la de los pasos.
Podemos optar por coser la respiración o bien a las pisadas o bien a los braceos.
Mis queridos Walden Runners, empezamos nuevo curso, se acaba el verano y el invierno se nos hace cuesta arriba. Estamos perezosos y visualizamos la avalancha de responsabilidades que nos esperan con un poco de desaliento.
Os propongo que hagáis lo mismo que hice yo ayer: 
Cogí un folio en blanco y comencé a hacer una lista de motivaciones o acontecimientos divertidos que espero sucedan este año: 
– Vuelven mis Walden Runners pisando fuerte
– Retomaré en breve mi proyecto “Running and Leadership Project”.
– Nuevas metas y proyectos…
– …
En estas fechas hace ya unos cuantos años gracias a Chema Martínez cumplí mi gran sueño: hacer mi primera Maratón.
Entonces dudaba sobre si sería capaz o no, me parecía una locura reservada a unos pocos. Chema sorteo el dorsal de la maratón de Valencia y me tocó, fue la señal que necesitaba para ponerme a ello.
Lloré de satisfacción por haber cumplido uno de mis sueños.
Desde entonces cada mes de septiembre persigo uno porque aprendí que la constancia siempre da sus frutos. 
Chicos, septiembre es vuestro punto de partida, sólo necesitáis una señal para comenzar a moveros. ¿no será Walden?
Pd.- Walden está organizando ya las inscripciones para esta temporada.
Contacto pamian@metodowalden. com

Deja una respuesta