El Lover, el Doer y el Thinker

Imagen

Estos tres señores son nuestros tres YOs, constituyen nuestro Comité de Dirección con un único objetivo: el Éxito de nuestras metas. 
Trabando juntos en armonía arrasan.
            – El “Lover”, es el creativo, intuye nuestras necesidades y las de los demás.
            – El Thinker, es el diseñador de estrategias.
            – El Doer, es el director ejecutivo.
¿Os habéis preguntado alguna vez porque nos cuesta horrores tomar cualquier decisión? 
Dudamos frente a la carta de un restaurante, en una agencia de viajes, al elegir pareja o ante la más absurda de las elecciones. 

¿Por qué?
Lamentablemente el Comité de Dirección Hoy ya no trabaja en armonía; estos dos últimos siglos han llegado cargaditos de opciones y obligaciones que los desequilibran. 
Van por libre.
Lo que quiere la mente no es lo que desea el cuerpo o lo que dicta el corazón.
En este contexto lo más normal es que las empresas fracasen y que nosotros enfermemos.

El Método Walden, a diferencia de otros métodos de entrenamiento, aborda a nuestros tres YOs.  Les obliga a cogerse de la mano.
La mayoría de los métodos de entrenamiento deportivo se focalizan en el cuerpo, esto es, en el entrenamiento físico, olvidando al resto de los Yos. 
El Lover y el Thinker, que son como niños mimados, al ser desatendidos, se ponen celosos y comienzan a enredar.
La mente, dice: “Ahora verás, voy a fastidiarte el entreno con mis mensajes derrotistas.
El alma, que es muy intensa y necesita de constantes caricias, libera las emociones y sensaciones negativas.
Esta guerra continua es la culpable de que siempre acabemos abandonando, no es vuestra Culpa.

Walden mima a los tres directivos, les presta la misma atención para evitar los celos y les seduce con sus juegos para que todos ellos se enfoquen en la misma meta: el Movimiento.
Las manos ayudan a la mente a comprender la postura. 
La imaginación despierta la curiosidad del alma con sus proyecciones y controla sus emociones.
La respiración duerme a los niños llorones (mis “Isis”) mientras inyecta el mayor volumen de energía a mis células.
La técnica se desarrolla envuelta en manipulaciones mentales y emocionales para favorecer su anclaje.

Por eso el Walden Running es una forma diferente de Correr: Walden Runfulness
La clave se llama Control Consciente y de paso, aprendes por el camino: 

Una forma diferente de  Controlar tu vida y alcanzar tus sueños

Deja una respuesta