El Pescador Satisfecho: Awareness

Walden Runfulness
Algo más que una forma de Correr.

Comparto parte de este Post del año pasado:
Los chicos llegaban a las clases alterados, con dolor de cabeza y sin ganas de correr, su mochila cargadita de PLOMO. ¿Cómo vamos a levitar así?.
            Hoy acariciáremos el alma antes de la carrera para que suelte el lastre y no nos entorpezca el entreno.
          Qi Gong Terapéutico.
            Regresamos a Oriente para importar sus secretos.
            Me contaba un Médico Oriental que media hora antes de las artes marciales hacen QiGong. Se preparan  mental y anímicamente para afrontar el esfuerzo sin ruido y con más energía.
            ¿Por qué no hacer lo mismo con nuestro Running? Ellos rompen ladrillos después, nosotros batiremos ritmos. 
            Liberamos el estrés balanceándonos. ( Curiosa coincidencia que los niños hagan eso continuamente!) Descargamos la ira.
            En reposo, con la postura de Walden Running, las piernas flexionadas, recogemos con las manos el Qi, tanto de la tierra como del cielo, cómo si tuviéramos una bola de fuego entre las manos que moldeamos cual si de plastilina se tratara.
            Suavemente la aproximamos a nuestro cuerpo para que esa luz repare, relaje y recarga la zona que cada uno sienta dañada o bloqueada.
            Un escalofrío recorre nuestro cuerpo
            Listos para batir a cualquier contrincante.

Vamos a trasladar a nuestro running su Fuerza, absorber su Templanza y  quiero Revolucionar nuestro movimiento porque como en las artes marciales: alma, mente y cuerpo se cogerán de la mano.
Una sonrisa se dibujó en sus caras y aprovechamos la  ligereza del alma para comentar nuestro cuento:          

                        “EL PESCADOR SATISFECHO
            Un rico industrial del Norte de China se horrorizó cuando vio a un pescador del Sur tranquilamente recostado contra su barca y fumando una pipa.
– «¿Por qué no has salido a pescar?», le preguntó el industrial.
– «Porque ya he pescado bastante por hoy», respondió el pescador.
– «¿Y por qué no pescas más de lo que necesitas?», insistió el industrial.
– «¿Y qué iba a hacer con ello?», preguntó a su vez el pescador.
– «Ganarías más dinero», fue la respuesta.
– «De ese modo podrías poner un motor a tu barca. Entonces podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces. Entonces ganarías lo suficiente para comprarte unas redes de nylon, con las que obtendrías más peces y más dinero. Pronto ganarías para tener dos barcas… y hasta una verdadera flota. Entonces serías rico, como yo».
– «¿Y qué haría entonces?», preguntó de nuevo el pescador.
– «Podrías sentarte y disfrutar de la vida», respondió el industrial.
– «¿Y qué crees que estoy haciendo en este preciso momento?», respondió el satisfecho pescador.”

Despertad: “Be Aware”.
Los momentos más felices son prácticamente gratis:
Disfrutar de las personas queridas en cualquier lugar (incluso debajo de un puente), las conversaciones que nos hacen reír, el silencio de un runner, una película en casa con tu pareja o amigos y un bol de palomitas.
Y vuestro Runfulness, solos o acompañados, pero buscando siempre en el movimiento ese viaje al interior que os haga despertar
            Anoche, inquieta tras ver “Dunkerque”, le preguntaba a Dios  ¿por qué, por qué hay tanto mal y no haces nada?
         Me dormí y desperté con este  mensaje en mi cabeza:
            – ¿Cómo puedes pensar que no hago nada? ¿No me oyes, no ves como no paro?
            – Pero si os hablo en vuestro idioma y a través de vuestra gente: He hecho a Ghandi, a Martín Luther King, a Santa Teresa de Calcuta, os he enviado a mi hijo y sigo gota a gota enviando un ejército de personas anónimas que recorren el mundo, como hormiguitas  trabajando en silencio ……..
            – ¿Acaso sois vosotros responsables de lo que hacen vuestros hijos? ¿No son libres para
            equivocarse e incluso, a vuestro pesar, autolesionarse? ¿Podéis hacer siempre algo por ellos?
No, pensé, sólo cuando nos piden ayuda. Ojalá lo hicieran más a menudo.
            – Ábreme, entonces tus puertas, pídeme ayuda y verás lo que soy capaz de hacer por ti.

                        Para mí, para ti, ha hecho mi Walden Running a través de él me está enseñando a recuperar el sentido de la vida. 
“Awareness.” No sé porque me gusta tanto esta palabra.

Pilar Amián
Fundadora del Método Walden para el Running.
Próximo Taller 6 de Octubre en Alcobendas.
Inscripciones en la web o pamian@metodowalden.com

Deja una respuesta