EL TERCER CANAL. NUESTROS HIJOS ADOLESCENTES

Imagen

Este sábado 3 de septiembre Walden ha impartido un Taller a un matrimonio, Mariano y Claudia y su hija de 9 años. Sofía. Ha sido una experiencia preciosa verlos compartir juntos su deseo por este deporte y me he acordado de este post de hace dos años que vuelvo a compartir.

La información se difunde por varios canales, como en la radio, dependiendo de la frecuencia que sintonicemos recibiremos un tipo de contenido u otro.
            En una familia, al principio, estamos todos en el mismo canal (FM: frecuencia modulada), pero, con el discurrir de los años llega la terrible ADOLESCENCIA; en este momento, sin que apenas lo veamos venir, surge otro canal en casa –la frecuencia AM-  y nuestros hijos se conectan a éste captando sólo la información que por él circula.
        Nuestra voz les llega como notas indescifrables, ruido, por la frecuencia  FM,  por lo que a ellos les entra por un oído y les sale por el otro.

Nos enfadamos e insistimos, incluso elevamos la voz creyendo que hay una lesión en su conducto auditivo pero ellos nos observan con una expresión de asombro o desidia, como si de sanscrito se tratara.
            No entendemos que están en otra FRECUENCIA.
            Es imposible la COMUNICACIÓN
No pueden comprender nuestros problemas sobre el trabajo, las cargas familiares, las responsabilidades económicas, el esfuerzo por mantenerles y proveerles de un futuro …..
            Nunca lo han vivido, no saben lo que se siente,  no han experimentado esa etapa, por lo que las ondas penetran sus oídos con interferencias, es ruido.
              Podríamos tratar de sintonizar su canal y escucharlos, pero se ha llenado de polvo el hilo inalámbrico que envía al cerebro las sensaciones de aquella edad pasada
            Hay otra opción más efectiva:

El Tercer Canal
Allí se utiliza su lenguaje y el nuestro: confluimos.
Es el canal del Deporte
Ellos admiran a quienes lo practican. 
            Comparten los Valores del deporte :
            PACIENCIA.-  Los grandes logros se gestan despacio a partir de pequeños pasos.
            ESFUERZO.- Nadie regala nada,  sólo el trabajo diario funciona.
           CONCENTRACIÓN.- Para mejorar hay que centrarse en el camino 
          SINCERIDAD. – Aquí no valen las mentiras, sólo la sinceridad con el entrenamiento y con uno mismo funciona.
            TRABAJO EN EQUIPO.-  Multiplica los resultados
            ORGANIZACIÓN.- Hay que marcarse pautas de comportamiento, encajarlas en la agenda y cumplirlas.
            CONSTANCIA.- Ésta y no las grandes cualidades son el secreto del éxito.
            AUTOESTIMA.-  Un buen equipamiento y las mejores marcas no van a garantizarte nada,  sólo creer en tus posibilidades te llevará a la cima.
            SEGURIDAD.- Las pequeñas mejoras que van alcanzando alejan la incertidumbre y la dependencia del criterio de los demás.
¿Acaso no son estos los valores que a base de aburridos discursos pretendemos inculcarles?
Ellos saben que quien hace Deporte se inspira en esos valores.
Si entras en este CANAL común, puedes a través de él empezar a transmitir- COMUNICAR.
            Llevarles a ver un partido de fútbol, será un momento entrañable para ambos padre-hijo y une, pero no cubre estos objetivos (inculcarle valores). Es como ver los toros desde la barrera. Ellos admiran a los que saltan al ruedo.           
Observarán como os movéis dentro del TERCER CANAL con espíritu crítico. Estarán pendientes de si sois constantes o abandonáis a la primera. Se sorprenderán con vuestra concentración, esfuerzo y autoestima. No les importará si sois los primeros o los últimos, lo alucinante será que persistáis.      
A través de este canal podréis proyectar con ellos la información básica a la vida, a los estudios, a los amigos y al futuro.
La vida y una carrera trascurren de la misma forma y eso ellos lo pueden entender. Hay cuestas, piedras, baches, hambre, sed, fatiga, desaliento, pereza, distracción…..
            La carrera la entienden, tu trabajo en casa o fuera, no.
            La fatiga al entrenar la comprenden, la del trabajo o casa no.
Aprende este lenguaje.

MI EXPERIENCIA
Mi vida como madre y mujer trabajadora ha estado llena de mil actividades y ocupaciones que ellos todavía no han valorado ni lo harán hasta que no sean padres/madres en la misma situación. Es ley de vida
Mientras tanto corría y corría… y ellos en silencio observaban.
Hace dos años se graduó mi hijo César en Londres en Ingeniería aeronáutica. 
Me contó  una de las preguntas de su primera entrevista:
–         Dime un personaje que sea tu modelo a seguir.
–         César: Mi Madre.
–         Tu madre????? (Alucina el entrevistador pensando, “madre y española…) ¿Por qué?
–         César: Porque corre……….
Porque es “mayor” (para ellos siempre seremos mayores) y corre, porque a pesar de su edad tiene ilusiones, metas y proyectos en la vida…….., debido a que corre.

            Se me saltaron las lágrimas porque descubrí que nuestro comportamiento y actitud ante la vida es lo que les marca y forma para siempre.
            Nunca han trabajado, no han sido padres, no saben lo que cuesta salir adelante, sin embargo
            EL RUNNING … el esfuerzo, el sudor…

Entonces aproveché para soltar mi aburrido discurso de fin de carrera:
“Cielo que no te desvíe el país de tus valores con su vorágine por el dinero. Recuerda que todos tenemos una misión importante que cumplir en esta vida. Dios nos ha puesto aquí y nos ha dado estas oportunidades para algo -exclusivamente ponerlas al servicio de los demás. Que cuando nos muramos tengamos la satisfacción de saber que hemos cambiado para bien la vida de alguien, no que hemos apilado montañas de dinero como el tío Gilito. 
            La vida es un segundo y el cielo una eternidad.
Desde nuestro tercer canal, me contestó: “Gracias mamá, necesitaba oir esto en esto días.”

Deja una respuesta