Los buscadores de oro

Un día, ahora no recuerdo cuando, cambié mi forma de correr.
                Abandoné la ansiedad que me producía hacerlo para demostrar al mundo (y a mí) que soy “inmortal” y salí a correr con un nuevo objetivo: BUSCAR.
                Buscar aquello que la gente dice que es imposible encontrar.

EL SENTIDO DE LA VIDA

                Buscar un modo de volar al trotar.

“Es una pérdida de tiempo, Pilar, el cerebro humano no está preparado para comprender y sólo las aves pueden volar”.

–          Bueno, somos libres, cada uno pierde en tiempo en lo que quiere, unos en ver la tele y otros en meditar.
                ¿No hacía eso Einstein? Pensé.  Éste, dicen, cuando se atascaba en su teoría de la relatividad, daba largos paseos para inspirarse.
                ¿Por qué no hacer yo igual? 
                Así que empecé a correr para demostrar al mundo que “EL QUE BUSCA ENCUENTRA”.

                Me acusan de ser una “humanista” porque CREO en el hombre, en su capacidad.

                Recordé que mis hijos cuando eran pequeños se sentaban en la cama mirando al techo:          

                  – «Mami no encuentro (“no busco decían”) mi zapato, no está en ningún sitio» 

                Evidentemente hijo, le decía, (sino lo buscas) NO VA A LLOVERTE DEL CIELO como el maná.

                Hay TRES REGLAS DE ORO para encontrar:

                1º.- Calma.

                2º.- Movimiento

                2º.- Lugar adecuado.

Si cumples las tres encontrarás el zapato, pero si te quedas quieto, protestando, éste no vendrá a tí .
                EL RUNNING
                Abrí los ojos como platos y tuve una visión “Mi #RUNNING cumplía las tres reglas – silencio, movimiento y Monte del Pilar.”   (El silencio de un runner   “goo.gl/xB2M2J”)
                Así que decidí correr para buscar lo que nadie cree posible encontrar, como aquellos buscadores de oro que se fueron como locos a California (la fiebre del oro).
                Ellos no se quedaron sentados  en su cama, cruzaron el Océano y el continente americano.    
                Unos encontraron oro.

                Otros no.  Pero como los caminos de Dios son insospechados los efectos de esta migración repentina fueron espectaculares. Se construyeron escuelas, caminos e iglesias, y se fundaron otros pueblos. Se creó un sistema legal y de gobierno. Los nuevos medios de transporte llegaron al estado: el barco de vapor, las líneas de ferrocarril, etc.
Al aceptar mis límites -que soy mortal y llena de defectos-  dejé atrás el estrés (la ansiedad) de mejorar, de quemar calorías y curiosamente la fiebre PROVOCÓ que:
a)       COMO EFECTO COLATERAL “sin buscarlo”, sí empecé a mejorar, mis ritmos aumentaron y mi nivel de sensación de esfuerzo disminuyó; me hice un poco “inmortal”.

b)       Encontré ORO.  La magia del alquimista de la que habla Paolo Coelho sucedió.
                EL DOCTOR WHO
                He volcado en mi mente un archivo de diapositivas lleno de preguntas.
                Cada mañana al salir a correr despliego una y se la proyecto al “Doctor Who”,
–          ¿Por qué el sufrimiento, por qué las guerras, porqué  el racismo, por qué nos destrozamos..?)
–          ¿Hace falta sufrir para correr..?
                Las dejo reposar y me olvido de ellas.
Paso a paso, me concentro sólo en respirar y observar mi Monte.
                A los diez minutos se produce la ALQUIMIA.
                La pantalla blanca de mi proyector se llena de  imágenes, ideas y metáforas que con este  idioma sencillo y universal me responden a aquello “que todo el mundo dice que es imposible encontrar”
–          “Desgraciadamente sólo a través del sufrimiento aprendemos a valorar lo que tenemos y a comprender a demás.”
–          “Desgraciadamente sólo después de las grandes Guerras el hombre horrorizado por lo que había sido capaz de hacer empezó a practicar la solidaridad,  la caridad y la aceptación.”

–          Sólo después de tu sufrimiento ( lesiones) decidiste cambiar tu forma de correr y creaste la Meditación-Activa”. Así surgió también el Natural Running y el #ChiRunning “Nacidos para correr” –Christopher #McDougall.

–          La crisis de estos diez últimos años está haciendo al hombre volver a buscar la espiritualidad.
                El fuego que desprende el running consiguió la alquimia.
                Y pensé “ya no voy a necesitar sufrir para valorar, comprender, aceptar a los demás y mejorar.”
                Espero que nuestros jóvenes del siglo XXI decidan dar también este paso y no sean necesarias más guerras para progresar. 
                EL OLVIDO DEL SÍ (PABLO D’ORS)
                Ayer hablando con un amigo me decía que él nunca había sentido a Dios, jamás le había hablado ni lo había visto, luego no podía creer en él.
                Mi amigo es una persona muy curiosa, le encanta estudiar y descubrir el porqué de las cosas. Pasa horas delante del ordenador investigando.
                Le pregunté, ¿tú lo has buscado en el lugar adecuado? Cuando quieres saber algo te pasas horas en  internet, leyendo artículos, libros y viendo documentales hasta que logras satisfacer tu curiosidad. ¿Has ido a los lugares adecuados a escucharle?  ¿O te has sentado en la cama esperando a que el zapato caiga del cielo como el maná?
                Muévete como Charles Foucauld.
               Cuenta #PabloD´Ors, cómo Charles de Foucauld ( aristócrata ateo francés del siglo XIX)  decidió después de una vida llena de excesos buscar algo más. La HISTORIA DE UN BUSCADOR que recomiendo.
                Busca en sitios diferentes.
                Elige el sitio adecuado.
               Si quiero encontrar respuesta a preguntas existenciales o que trascienden a esta vida, tengo que huir de la noche y del ruido de los bares o alejarme de la contaminación mediática durante un rato.
                Tengo que situarme en el silencio y buscar mi templo.
                Porque aunque todos digan que DIOS ESTÁ EN TODAS PARTES, YO NO ME LO CREO.
                En unos sitios está quizás más presente que en otros.
                Luego si no es muy grande y habla muy fuerte, como yo estoy un poco ciega y sorda, no lo voy a poder escuchar ni ver.
                Necesito un sitio sin distracciones, sin nubes y sin ruido para que la imagen sea diáfana.
            Por eso me voy a mi Monte donde entre el cielo y la tierra busco y le imploro a Dios, ¿NO ES CIERTO QUE DIJISTE UNA VEZ QUE “QUIEN BUSCA ENCUENTRA”?
                #AQUARUNNING.
                Cómo soy una buscadora nata de todo lo que existe o pueda existir he decidido regalarles a mis chicos para este verano  un entrenamiento sorpresa  aprovechando que van a la playa.
                El aqua running.
                Dejamos descansar a nuestras articulaciones y nos metemos todos en el mar con los corchos en la cintura.
                Volvemos a ser niños.
Entramos en el mar (o piscina) hasta que no hagamos pie y con la postura de running, empujando desde el cuore (abdomen) tratamos de avanzar. Los más atrevidos pueden incluso hacer series – cuatro minutos me desplazo, uno aumento el ritmo.

Un plan divertido para aquellos de vosotros que también seáis BUSCADORES de RESPUESTAS. De ORO. ​

Deja una respuesta