La Meditación y el Running, cada una a su manera, transforman nuestro cerebro.

            Mi tiempo es escaso pero mi pasión por la superación me desborda.

¿Cómo podría obtener ambos beneficios en el menor tiempo posible?

            Corriendo en modo consciente e intencionado, esto es Meditación plus Running.
            Tomo las riendas de mi mente durante el Running.

            La mente se enfoca en una vela, el ommmmm, un objeto o la respiración.

            Vamos a ser eficientes añadiéndole un sentido práctico a nuestra meditación más allá incluso de sus efectos sobre el cerebro:
– La vela, el ommm o las nubes son estupendas pero no me ayudan a mi técnica.
-La Respiración Si.
                      ¿Cómo pienso en la respiración mientras corro?
Os sugiero la imagen del aire como si fuera un puño cerrado y vuestro cuerpo como un guante vacío que el puño vaya dando forma 
            Visualizad ese puño, el aire, entrando con fuerza desde la garganta, y dirigirlo mentalmente a aquellas zonas que estéis entrenando.
Efectos:
            1º.- Energía inagotable y consumo eficiente.
            2º.- Corrige la Postura al llevarlo a la zona que trabajamos en cada salida: Core, pecho o caderas.
            3º.- Impulsa el movimiento.
            4º. Finalmente: Los efectos neuronales de la Meditación.

Estos beneficios entrenados en movimiento se fijan para siempre gracias al superglue que proporciona la dopamina generada durante el Running.

En resumen, mi pasión por la superación se ve recompensada, son mil en uno. 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.