Método Walden: Walk & Run contra el cáncer

Foto extraida de: http://www.runners.es/woman/woman-noticias/articulo/la-lluvia-no-pudo-con-la-marea-rosa-en-madrid

Queremos aportar nuestro granito de arena en la lucha que tanta gente está librando contra el cáncer.

Respirar, meditar, buscar el equilibrio y recargarnos de energía.  Andar o correr. Movernos, en definitiva, es necesario

Con ese objetivo, hemos preparado este Taller Especial de Iniciación al Método Walden, para todas aquellas personas que se sientan tocadas por esta enfermedad, directa o indirectamente.

Nuestra premisa es que si algo funciona para prevenir el cáncer, también servirá para mejorar o ayudar a su recuperación y para ello nos hemos centrado en aquellas actividades que se están desarrollando en los hospitales, por el momento sólo fuera de España, como complemento a los tratamientos oncológicos: meditación, Chi Kung, Respiración, Movimiento y Nutrición.

Hemos decido contar con todas opciones lógicas y sensatas que nos ofrecen tanto oriente como occidente:   a) la Medicina Tradicional China, la respiración y la meditación con sus raíces Orientales; y b) el Mindfulness, el Mindfoodness, la nutrición y el deporte con los que se trabaja actualmente en Occidente.

La constatación de que funcionan en el tratamiento frente al cáncer se ha documentado ampliamente en Estados Unidos e incluso en Europa, a través de varias revistas científicas, siendo la que más me ha impactado la que demuestra los beneficios para la salud de la meditación unida al running realizada en la Universidad de Rutgers en New Brunswick.           

Nuestra experiencia en cuanto a los resultados de la aplicación de estas técnicas se ha circunscrito hasta ahora a la prevención de la salud, el control del estrés y la ansiedad, la recarga de energía así como los efectos antiaging que aportan estas terapias.

Estos beneficios ya de por sí, serían razón suficiente para añadir esta práctica a los hábitos de cualquier persona, y más si padece cáncer u otra enfermedad, sobre todo degenerativa. No obstante, el hecho de que países como Estados Unidos estén volcando su esfuerzo en extender su aplicación entre sus enfermos nos crea la responsabilidad de hacerlas llegar a todos vosotros antes de que pasen los 10 años que, de media, tarda España en incorporarlas.

Ponerse en la piel del prójimo supone siempre una lección de humildad y nosotros hemos tratado de meternos en la de aquellos que padecéis cáncer para poder incentivaros a transformar vuestro estilo de vida a través de la filosofía del Método Walden, esto es, un cambio interior que se proyecte al exterior. 

Nuestro mantra para mitigar el dolor y el sufrimiento parte de esta frase: “No pienses, respira, sólo respira y  camina, sólo camina, mientras cuentas.”

Este hecho tan sencillo conlleva una cascada de reacciones químicas, físicas, emocionales y espirituales que pueden suponer los primeros cimientos de nuestra recuperación.

A ese mantra se le llama en el siglo XXI Meditación Activa o meditación en movimiento, que abarca, entre otras cosas,  la eliminación del ruido que nos aparta del ahora. Así que “No pienses”.

Algo aparentemente tan simple aporta tremendos beneficios psico-biológicos que más adelante transcribimos.

¿Cómo nos aproximamos a la enfermedad?

Lo hacemos a través de un proceso de transformación interior que actúa sobre el cuerpo, la mente e incluso el alma. Entendemos que esas tres partes forman un todo; no se puede curar el cuerpo sin el apoyo de la mente y el consuelo del alma.

Por ello usamos las siguientes disciplinas:

1º.- La respiración.
La respiración es una terapia sanadora en Medicina Tradicional China junto con la acupuntura, el Qi Gong  (Chi Kung) y los masajes.
El control consciente de la respiración persigue diversos objetivos, entre ellos el de relajarnos o recargarnos de energía. Aprender a respirar reduce la ansiedad y el estrés disminuyendo la presencia en sangre de cortisol, adrenalina y noradrenalina. Estas hormonas promueven los procesos inflamatorios que acompañan a las células tumorales.
La relajación que experimentamos con el control de la respiración empieza a sabotearle al cáncer su campo de cultivo.

2º.- La Meditación.
¿Por qué me interesa aprender a meditar?
Los beneficios psico-biológicos de la meditación fueron demostrados a finales del siglo XX por muchos científicos  (de entre los que cabe destacar a Richard Davidson, profesor de psicología y psiquiatría en University of Wisconsin-Madison y fundador y presidente del Center for Healthy Minds, así como seleccionado como
 “World’s top 100 most influential people en 2006”). A partir de ahí, occidente se interesó por esta disciplina y en Estados Unidos abrieron unidades especializadas en los hospitales, adoptándola como tratamiento complementario al cáncer.
Se demostró científicamente que la meditación tiene estos efectos terapéuticos:
-Refuerza el sistema inmunológico, aumentando el número de las células NK en el organismo (Natural Killers), que son las asesinas del cáncer.
-Se reduce la reactividad emocional y disminuye el nivel de cortisol, adrenalina y noradrenalina en sangre. Recordamos que estas hormonas son pro-inflamatorias.
-Baja la presión arterial,  disminuyendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares que podrían empeorar el malestar producido por el cáncer.
-Disminuyen las sustancias tóxicas en sangre ayudando a eliminar los residuos que dejan los agresivos tratamientos contra el cáncer.
-Ayuda en el tratamiento de la depresión:  se ha demostrado mediante escáner que la meditación estimula la neurogénesis, esto es, la creación de nuevas conexiones entre las neuronas del hipocampo. Esta zona del cerebro es la que gestiona la capacidad de experimentar alegría ocupándose a su vez de la memoria y el aprendizaje. Mi sonrisa estimula la capacidad de recuperación.

3º.- La armonía y el equilibrio
El Qi Gong (o Chi Kung)  nos enseña a coser el movimiento a la respiración. Este proceso actúa como si descendiera una nube del cielo inundando nuestro cuerpo con una paz que acaricia el alma.
En Oriente se utiliza también como terapia sanadora.

4º.- El movimiento
Los beneficios de caminar o del running han sido ya largamente demostrado sobre el terreno. Gracias al desarrollo de la tecnología se han podido constatar los cambios físicos y psico-biológicos que experimenta nuestro cuerpo después de varias sesiones de  movimiento.
Estos son:
a)Psicológicos:
-La depresión. El movimiento promueve, junto con la meditación, la neurogénesis, pero en este caso a través de la creación de nuevas neuronas en el hipocampo. Aumenta por consiguiente mi capacidad de experimentar alegría y disminuyen los procesos depresivos que agravan el desarrollo del cáncer.
b)Biológicos:
-Fortalece nuestro sistema inmunológico. Las medicinas más poderosas las produce nuestro cuerpo, son las células NK que combaten a los agentes invasores.
– Promueve el riego sanguíneo. Se activa el coche escoba que barre los tóxicos que deambulan por nuestra sangre.

Estas cuatro disciplinas cogidas de la mano conforman la meditación activa, esto es la meditación en movimiento.
En el 2015,  el lama tibetano Sakyong Mipham Rinpoche inició una corriente en Estados Unidos que imparte la Meditación Activa a través de una universidad y más de 220 centros de enseñanza en todo el mundo.

5º.- La Nutrición.
Se comete el error de creer que parte importante del proceso de recuperación tras un tratamiento oncológico es la ganancia de peso, o en otras palabras, engordar. Pensamos que con más kilos estaremos más fuertes y por lo tanto se come indiscriminadamente cualquier tipo de alimento que aporte un alto número de calorías.   

El problema es que no todas las calorías son iguales; al cáncer le “fascinan” unas y le “aterran” otras. Vamos a aprender cuáles son cada una de ellas.

El objetivo con nuestros consejos nutricionales es doble:
a)Asediar al cáncer como se hacía en con los castillos en la Edad Media, cortándole su fuente de alimentación.  Trazaremos la lista de alimentos que fascinan a los tumores para eliminarlos.
b)Promover la apoptosis, esto es el suicidio, de las células cancerígenas a través de la estimulación del sistema inmunológico. Trazaremos la lista y estimularemos el consumo de las Super Foods que aterran a los tumores.

6º.- y por último, las visualizaciones

María José García Tomé, psicóloga clínica profesional que padeció dos cánceres, nos explicará cómo ella misma se sirvió de las visualizaciones para bloquear parte de la agresividad del tratamiento de radioterapia.
E irá un paso más allá, ayudándonos con una sesión de auto-hipnosis a recargarnos de energía para contribuir con el poder de la mente a la recuperación.

Conclusión: La filosofía del Método Walden.

             “Los grandes logros surgen cuando la mente está tan silenciosa y tranquila como un lago de cristal.” W Timothy Gallwey, porque para nosotros en la quietud mental, empieza el movimiento, y nuestra lucha.

El sendero que nos conduce a la salud se puede caminar, por tanto, de dos formas:
a)Delegando en otros el recorrido de mis pasos.
b)Colaborando en el trazado del mismo con todas aquellas herramientas con las que nos ha dotado la naturaleza o el cielo: esto es, mi cuerpo, mi mente y mi alma.
Para ello tengo que aprender a coger con delicadez a mi mente, bloquearla de aquellos ruidos que le distraen y depositarla con cariño en mi corazón.

Trabajando juntos la mente y el cuerpo, dentro del silencio que aporta la paz del alma, allanar el camino que conduce a la salud será mucho más sencillo y llevadero.    

——————–oo0oo——————–

Próximo taller:  
Taller Especial : «Walk&Run» contra el cáncer: Iniciación al Método Walden
Fecha:25 de noviembre
Lugar: Majadahonda, Madrid
Duración: 4 horas intensivas de en las que recorreremos juntos las seis disciplinas anteriores
Más info: pamian@metodowalden.com

Deja una respuesta