Tu carrera puedes ser algo más grande que una prueba de esfuerzo.

Si enfocas tu running como un pulso al sufrimiento, te pierdes algo grande.

  • Yo entiendo el Running como un proceso creativo, mi obra musical, llamado RunFulness donde la planificación cede el paso a la improvisación.

Cuando salgo a #trotar nunca sé de antemano cómo será el entrenamiento, salvo una idea aproximada de la ruta y la distancia.

La actividad mental de mi cabeza es siempre tan intensa que me impide discernir las posibilidades reales de mi cuerpo cada día, por lo que delego en el director de orquesta esa misión.

  1. Abro la puerta, enciendo el Garmin, entorno los ojos y comienzo a desafinar.
  2. Recluto al director de orquesta y la batuta empieza a girar. 😉
  3. Cesa la actividad mental
  • Yo entiendo el Running como una Carrera Afinada, mi obra musical, donde el director de la orquesta concentra la atención en coordinar a todos los instrumentos que la componen. 

Cuando salgo a trotar las caderas se elevan y las piernas cuelgan.

El control de la Respiración es tan potente que dirige hacia el cielo todos los instrumentos musicales de mi cuerpo 

  1. El director de la orquesta es la mente.
  2. La batuta es la respiración.
  3. Los instrumentos son las extremidades, los músculos, los huesos y los pulmones

Tu enfoque te llevará a un Running en “piloto automático” dejando que cada pieza traslade al movimiento su forma de hacer en el día a día:   El torso agachado, el core desactivado, los pulmones cerrados, los puños apretados, las cervicales contraídas.

El resultado será una carrera desafinada, pero como nuestra naturaleza es increíble, igualmente será running.

  • Yo busco en el Running una carrera maestra.

Avanzo dejando al Mundo en un plano, mientras comparto con Mozart sus notas musicales.

¿Y tú? Cuéntame cómo entiendes el Running

Pilar Amian

Fundadora del MétodoWalden para el Running

Www.metodowalden.com

Pamian@metodowalden.com

PD. Walden on the Rocks, perdida entre rocas y acantilados me rescató un ángel Runner, Paco. Gracias Paco sin ti estaría todavía vagando por las montañas de Cal Blanque buscando la salida 😉

Deja una respuesta