¡Que nada te detenga!

Imagen

Walden nació como un proyecto más que como un método. 

La palabra “proyecto” lleva implícita el dinamismo y el movimiento que queríamos transmitir, esto es nuestro running.  El objetivo fue demostrar que todos podemos cambiar si alguien nos da un empujoncito y nos ayuda a creer en nosotros. Ese alguien es el running.

Este año  Raúl sugiere un año sin propósitos.
Los propósitos se quedan en un nivel de intenciones que solo estimulan la razón,  esto es, la fuerza de voluntad para ejecutar planes a largo plazo.

Se ha demostrado que moverse guiado por la fuerza de voluntad acorta la vida. El motivo es que al intentar cumplir nuestros objetivos a base de suprimir continuamente nuestros deseos de satisfacción inmediata, nos sumergimos en un estado de  estrés continuo que a la larga merma nuestra salud. Las leyes naturales nos han diseñado para buscar el placer hoy y ahora, no a postergar.

¿Entonces no podemos tener objetivos? 
Sí, pero enfocándolos de otra manera. Walden apuesta por un año sin propósitos pero lleno de sueños 

¿Dónde está la diferencia?
Los sueños son guiados por las emociones, no la fuerza de voluntad.  No es la razón la que nos impulsa a perseguir los sueños, sino el amor y la pasión. 
Los sueños se encuentran en el corazón, los propósitos en el neocortex.
“El corazón tiene razones que la razón no entiende.” (Mario Alonso Puig)

El grupo o la comunidad son una herramienta más fuerte para estimularnos a persistir en nuestras metas, por eso es fundamental la interacción con los seres queridos para sentirnos animados y reforzados. Somos seres sociales.
Por los demás hacemos sacrificios para conseguir un bien futuro que jamás haríamos por nosotros mismos; por amor sacrificamos actividades; por gratitud renunciamos al placer; por amistad hacemos cosas inimaginables. Las emociones producen otra fuerza de voluntad mucho más potente, libre de estrés y cargada de paz. 

Dentro de nuestra Comunidad Walden, nuestros Walden Runners se motivan día a día sin competir, simplemente compartiendo sus pequeños triunfos o sus primeros pinitos en el running. Y también hay otros que ya afrontan sus primeros 15k, 10k o incluso maratones.
Usamos el movimiento para que recuperéis la confianza en vosotros mismos y vuestros pasos vuelvan a proyectar los sueños que tuvisteis una vez.  Ellos deben ser vuestro faro,  la luz potente que ilumine vuestro día con una intensidad tan grande que acabe por deslumbraros.
Enfocamos el Walden Running como instrumento para que construyáis vuestros sueños y los grabéis a sangre y fuego en el subconsciente.

Cada noche antes de cerrar los ojos, repasar ese sueño construido con vuestro trote; cada mañana antes de poner el pie en el suelo sentir cómo os deslumbra su imagen proyectada desde un faro situado más allá de vuestra ventana, en el cielo, entre las nubes.

Las plantas mueren si no reciben la luz del sol, nosotros nos marchitamos si no perseguimos sueños. 
La ley del magnetismo hará el resto, los atraerá a nuestro lado.

Pilar Amian
Life Trainer
Fundadora y Creadora
Proyecto Walden

Deja una respuesta