Reto número 1:

¿Qué Lenguaje Corporal quieres trasplantar a tu Running?

Tu lenguaje corporal predice como será tu Running: Si tu lenguaje corporal es expansivo, correrás ligero Si tu lenguaje corporal es retraído, correrás sufriendo Es un camino de doble dirección: si proyectas vitalidad, estimulas la vitalidad interna; si proyectas represión, estimulas la contracción interna.
  • Lenguaje corporal retraído:
  • Hombros encogidos, pecho cerrado, brazos cruzados y mirada puesta en el suelo.
  • Transmite inseguridad, miedo e introversión.
  • Sufrimiento.
  • Lenguaje corporal expansivo:
  • Hombros abiertos, pecho erguido, brazos relajados sin cruzar el centro y mirada al frente.
  • Transmite seguridad, confianza y extroversión.
  • Placer.
¿Cómo quieres correr? El lenguaje corporal del Walden Running es el de las aves alzando el vuelo sin freno y sin miedo: Expansivo. El pecho debe estar erguido, apuntando ligeramente hacia el cielo, permitiendo que se abran los pulmones para llenarse de oxígeno:  Vamos a planear con el viento. Los brazos balanceándose hacia el frente con los puños señalando el camino del vuelo. La mirada puesta en el objetivo, lejana como la del águila. Trotamos retransmitiendo: “Aquí estoy yo, estoy orgulloso de lo que soy, anímate te aseguro que disfrutarás corriendo”. Es un mensaje de doble dirección: Lo recibe el mundo y el cerebro. Atraviesa sibilinamente la piel, entra en las entrañas y desde las células accede al sistema nervioso reseteando nuestro ordenador central: Yo puedo. Aquello que perciben los ojos transforma tu entorno y te transforma a ti. Pilar Amián Runfulness, algo más que Mindfulness Running