Reto numero 4:
¿Entrenas tus debilidades o simplemente sumas horas a tu Running?

            El máximo rendimiento, Peak Performance, no se consigue simplemente con la práctica continuada; podemos pasarnos diez años corriendo horas y horas sin mejorar.

El secreto está, en todas las áreas de la vida, en la Práctica Intencionada:

  • Analiza cuáles son tus debilidades: la concentración, subir cuestas o la velocidad.
  • Entrénalas específicamente en solitario hasta dominarlas.

            La capacidad de concentración en nuestro target es sin duda una de nuestras mayores dificultades, no obstante, ésta se puede también entrenar de modo “intencionado” mientras corremos.

            El Metodo Walden se sirve, en cada una de sus fases, de las visualizaciones para facilitar su éxito, porque una imagen vale siempre más que mil palabras o instrucciones.

La metáfora elegida para mejorar la focalización de la atención es la siguiente:

Imaginaos el siguiente escenario:

  • Se abre el telón y aparecen tres elementos: un jinete, un caballo desbocado, y unas riendas.

            ¿Cómo controlaríais al caballo?.
       a)Empezaríamos sujetando la riendas con fuerza hasta que el caballo entienda quien manda;

      b)Una vez tenga claro lo anterior, las aflojaríamos un poco, de vez en cuando, para que no se queme con la tensión y tire la toalla deteniéndose en seco.

Traslademos el escenario al Walden Running o a la vida:

  • Se abre el telón y aparecen estos tres elementos:  

            La mente es el caballo desbocado,
            Yo es  el jinete.
            La respiración son las riendas
            ¿Cómo enfoco la mente en el Running?.
               a)Empezamos controlando la mente con la respiración.
Tratamos de captar su atención implicando al caballo un ejercicio que le interese.
La mente es más de procesos que de imágenes, plantéale retos:
“Abrir ampliamente la mandíbula, modular el volumen de oxígeno desde la glotis, empujar la gargantilla hacia el fondo, desplazar el diafragma al inhalar, y aplicar la cadencia adecuada a las inhalaciones y exhalaciones”.

             b)Controlados estos procesos y transformados en automatismos, ya podemos empezar a soltar un poco las riendas y darle a la mente sus minutitos de regalo para que descanse. No obstante, volveremos a sujetar las riendas cuando la intensidad del esfuerzo vuelva a reclamar su atención.

Entrena la mente de modo intencionado, interésala en aprender a Respirar, más que en respirar y no te traicionará con otros pensamientos.

Únete a nuestra Comunidad Walden