Reto número 5:

La Traquea

El aire es muy cotilla. Le fascina entretenerse a charlar con el paladar, la campanilla e incluso remolonea por los dientes. ¿Cómo logro evitar pérdidas de oxígeno por el camino? Seleccionamos las imágenes atractivas para las neuronas espejo que inciten al oxígeno a descender sin dilación La primera será la bolsa de un pelícano llena de peces.  Muestra al cerebro como colocar la mandíbula, dejándola caer para abarcar más caudal. La segunda es la traquea.  Visualizamos que nos han hecho una traqueotomía en la garganta, en el hueco que se forma justo debajo de la nuez e introduzco un canutillo ancho. Colocamos el dedo corazón en ese lugar para mostrarle también con el tacto y la vista donde se localiza la entrada. Inspiro como si el aire atravesara desde ahí mi piel penetrando en la garganta: Pafff, paff, paff. Y lo siguiente es observar el proceso y dejar que suceda. Resultado: el oxígeno desciende, como si se saltara la casilla de salida.