Reto número 6:

¿Cómo dejamos que el ADN de los Runners se exprese sin interferencias?

Un buen día el hombre se alzó sobre sus dos piernas. Darwinismo o Creacionismo, no me quita el sueño, pero lo cierto es que la pelvis rotó y los partos de las mujeres se complicaron bastante. Esta rotación supuso que los bebés no se nos cayeran al dar a luz, como a los animales, pero sin embargo nos transformó en Runners:
  • El core se convirtió en el centro que sostiene el cuerpo.
  • Los glúteos se fortalecieron.
Hemos nacido para correr, no existen excusas de: “es que yo no sirvo” Sin embargo, trotamos sacando el glúteo hacia afuera, esto es, deshaciendo la rotación y arqueando la columna. El resultado es que anulamos el efecto amortiguador de las almohadillas que existen entre las vértebras y con cada paso, ya sea andando o corriendo, las machacamos. ¿Cómo desempolvamos el ADN? Imagen: -Lleváis dos hilos de nylon cosidos a ambos lados de la ingle por un extremo y por el otro los sostenéis con cada mano por el dedo pulgar e índice. – El Atlético de Madrid (por supuesto), metiendo un gol al Madrid. Saltamos cerrando los puños, doblando los codos y “adelantamos la pelvis” gritando: “¡¡Toma ya!!!             Sensación: Succión hacia delante: Trotáis tirando en la inhalación suavemente de los hilos hacia arriba con cuidado para no desgarraros la piel de esa zona que es muy sensible. 😉 –Efusión: Trotáis observando un gol en cada inhalación. La puesta en escena de todas las piezas. Cojamos super glue (Respiración) para transformar el Running, sumando lo visto hasta ahora, en Runfulness FASES:
  1. INHALACIÓN– Inspiro con una cadencia de tres.
Esfuerzo. -Abro el surtidor e introduzco la gasolina por la glotis. -Observo como baja con la fuerza de un rayo por la médula espinal hasta el depósito (el core) 1,2,3 la columna se yergue al paso del oxígeno como si fuera un muelle, el pecho se abre y la barbilla se alza proyectando la mirada al horizonte.
  1. EXHALACIÓN– Expiro con una cadencia de tres.
Explosión. -La gasolina incendia el depósito. -Roto la pelvis y tiro del hilo de nylon. 1,2,3, salgo despedido desde los glúteos con la energía proyectada desde el core. Ya no hay quien nos pare.