Reto número 7:

La Combustión Celular

¿Y si mi imaginación y mis pensamientos desearan rabiosamente correr aunque mi razón lo viera muy muy difícil?

¿Quién ganaría el pulso?
Entrenar el cuerpo, la técnica, es pura matemática, pero si la mente y la imaginación no colaboran, se quedará todo en papel mojado, apenas rozara nuestras neuronas la información aprendida.

El Walden Runfulness propone un entrenamiento holístico del movimiento de modo que las visualizaciones y el mindfulness potencien y construyan la ruta neuronal de una nueva forma de hacer running.

Hoy os propongo una visualización interna mientras trotáis:
La Combustión Celular.
Hay días en los que la mente y el alma deciden declarar la guerra al movimiento desde el primer segundo de mi running. La mente lanza su metralla con mensajes tipo “estás falto de energía y no vas a poder”; y el alma viste al cuerpo con un halo de tristeza y abatimiento. Resultado el Cuerpo se arrastra.

Pero….., estamos preparados para el contrataque, abrimos la caja de pandora y sacamos a la artillería pesada.
Visualizamos un bidón de gasolina en nuestro abdomen, en la zona infraumbilical. Curiosamente ese sitio en Oriente es donde residen nuestros dones y potencialidades, nuestra Fuerza.
Esto yacen dormidos, como la Bella Durmiento, esperando el beso de amor que los despierte.
Ejercicio mental:
1º.- Inspiro tres veces llevando el oxígeno hasta el abdomen, provocando la presión del caudal de aire su explosión: – La gasolina arde por nuestras venas, por este proceso de combustión, encendiendo a su paso los millones de células musculares productoras de ATP.
Una luz intensa casi naranja, con destellos de energía y fuerza, como una bombilla incandescente provoca un escalofrío en nuestro cuerpo. Acelero
b) Expiro en tres golpes, abriendo un canal (un túnel estrecho), desde el centro o core hasta el pecho, por el que fluye esa luz intensa, como el fuego, que como un cohete me impulsa hacia adelante, sin esfuerzo.
Sale por mi piel, como el vapor, la tristeza y el abatimiento.
c) Alzo los brazos en señal de triunfo. Es mi Postura de Fuerza.

Mis queridos Walden Runners el lenguaje corporal no solo comunica nuestro estado anímico a los demás, también se lo chiva a nuestro corazón. Modifica tu postura y transformarás tus sentimientos.