Territorio Comanche

Imagen

En el patio del Virgen del Carmen, mi colegio en Cartagena, solíamos jugar a “Policías y Ladrones”.
Señalábamos previamente dos zonas para las chicas y una para los chicos a las que llamábamos “Casa”. 
En esa zona estábamos a salvo, fuera de ella, si nos cogían íbamos a la cárcel.
Corríamos y corríamos desesperadas hasta que por fin alcanzábamos nuestro rinconcito donde no podían pillarnos. No obstante permanecer ahí interminablemente era aburridísimo así que solíamos aventurarnos a pisar el terreno desconocido.

Años más tarde suelo relacionar esta sensación con los retos de mi vida.
Trazamos un círculo, como los leones, sobre nuestro territorio conocido y lo recorremos día tras día sin salirnos de la raya. Más allá está lo desconocido, lo incierto, el peligro o el Territorio Comanche.

Entonces me digo ¿Pilar, no es aburridísimo estar siempre en “Casa”?
Así que pruebo, saco la patita despacio, tanteo con la punta del pie, avanzo la rodilla y por fin me lanzo. 
Chicos salir de vez en cuando de la zona de confort supone un reto, pero…… ¿no es aburridísima la vida sin ello?

Hace años creé una hoja de cálculo con mis Retos en Excel:
Hoja 1: “Territorio Comanche.”  Lugares inciertos o desconocidos.
En varias columna puse de título: “Antes”, “90” 2000”, “2010” ..
En el Antes escribí: – carnet de conducir, – lentejas, – idiomas, – carrera, – hijos, – casa y muchas otras cosas que a una niña se le hacen un mundo.
En el 2000, puse otros tantos como:  – estudiar medicina tradicional china y el Running.
Hoja 2: “Casa” Aquellos de la hoja 1 que han pasado a formar parte de mi círculo, iguales, transformados o incluso mejorados, como mi Walden Running, hoy ya Runfulness 

Cada vez que la vida me ofrece hoy un nuevo reto, antes de pre-juzgarlo voy corriendo a mi portátil, lo abro y  repaso mi hoja de cálculo. Entonces sonrío porque siempre me salen los números, el Excel jamás falla.
Este Reto también acabará perteneciendo a mi Casa. 

Gracias a esta pequeña contabilidad mi hogar es cada vez más grande, mis miedos cada vez más pequeños y mi vida mucho más divertida ;-).

Pilar Amian
Fundadora del Método Walden

Deja una respuesta